pixel

Bodega Parxet

En el año 1920 salieron al mercado las primeras botellas de cava Parxet, elaboradas a través del méthode champenoise, en el mismo lugar donde ya se elaboraban vinos desde el siglo XVIII. Parxet es hoy una bodega de referencia en la elaboración de cavas artesanos, la más importante de la D.O. Alella (en la provincia de Barcelona), y ha cumplido su primer siglo de vida como referente de tradición y calidad, así como siendo pionera en la elaboración de cava con la variedad pansa blanca.

Cava

Denominación de Origen

210 hectáreas

Superfice del viñedo

Historia

Parxet es una bodega de referencia en la elaboración de cavas artesanos y la más importante de la D.O. Alella. En 2020 ha cumplido su primer siglo de vida como referente de tradición, calidad y siendo pioneros en la elaboración de cavas con la variedad autóctona pansa blanca.

Fue en 1920 cuando, en una masía de Tiana a 20 km de Barcelona, la familia Suñol elaboró su primera botella de espumoso para la venta, bautizada Montalegre en homenaje a la cartuja de la misma localidad. Unos años antes, los Suñol habían viajado a Francia para aprender los secretos de la elaboración del famoso Champagne y, al volver, iniciaron la excavación de una nave subterránea con tres niveles para envejecer el cava.

 

Después de siglos haciendo vino para consumo propio, Parxet se convertía en una bodega de renombre que proveía una Barcelona inmersa en “los felices años 20” y el resplandor del novecentismo. Su espíritu innovador la llevaría en 1965 a ser una de las primeras firmas en comercializar un Brut Nature.

 

Hoy, Parxet produce más de un millón de botellas de cava artesanal cada año y gestiona 60 hectáreas de viña en Alella, manteniendo el espíritu de sus inicios de lograr el máximo nivel de sofisticación, elegancia, singularidad y sutileza posibles interpretando la naturaleza y riqueza de su terroir.

Los viñedos

Parxet está formado por un territorio de varios minifundios, la propia palabra parxet significa pequeño trozo de viña.

 

Los viñedos están enmarcados en dos microclimas distintos, uno marítimo más cálido y otro de interior más frío, que permite la obtención de vinos frescos, profundos y muy equilibrados.

 

El suelo se caracteriza por el típico sauló, formado por roca granítica que permite un buen drenaje del agua de las tormentas y un extenso sistema de raíces muy adecuado para soportar épocas de sequía.

 

Como en 1920, Parxet sigue elaborando los espumosos con la uva autóctona de la zona, la pansa blanca, una variedad muy preciada que otorga gran personalidad a sus cavas.

Alella

60 hectáreas

Superfice del viñedo

Características del viñedo:

Sauló (roca granítica permeable)

Suelos

75-150 metros

Altitud

Vaso

Conducción

Pansa blanca, chardonnay, pinot noir y macabeo

Variedades

6.500 kg/ha

Rendimiento

30 años

Edad media viñedos

Alt Penedès, Alt Camp y Anoia

150 hectáreas

Superfice del viñedo

Viñas ecológicas.

Características del viñedo:

Profundos, permeables y calcáreos (Alt Penedès), calcáreo y ligero (Alt Camp), y menos profundos y con presencia de grabas (Anoia)

Suelos

259-500 metros

Altitud

Vaso

Conducción

Parellada, macabeo, xarel·lo

Variedades

8.000-10.000 kg/ha

Rendimiento

25 años

Edad media viñedo

Viticultura sostenible

La filosofía de Parxet se basa en el respeto absoluto por el entorno. Todas las viñas están en proceso de ser 100% ecológicas.

Desde Parxet se ha descubierto que, con compromiso y siguiendo los criterios de elaboración orgánica, se acentúa la singularidad, la originalidad y la pasión por la viticultura. Uno de los principales objetivos reside en la ilusión por enriquecer la vida de los suelos que se trabajan. Sin duda es una pieza clave para conseguir la excelencia.

 

En Parxet se trabaja de manera poco intervencionista, preservando la pureza de cada fruta. Se utilizan levaduras neutras tanto en la elaboración de vino base como en la segunda fermentación en botella, con el objetivo de no modificar las características de la parcela y la añada, y poder transmitir así toda su pureza.

 

Mantener bajos rendimientos por hectárea es, seguramente, una de las mejores decisiones que se han tomado. Se busa fervientemente mantener la vivacidad de la fruta incluso después de largas crianzas, necesarias para aportar finura, textura y elegancia, logrando que todo fusione lo más delicadamente posible. La reducción de rendimientos ha demostrado ser una garantía para la preservación de la fruta en procesos de tan larga crianza como los de los cavas Parxet.